A la cima no se llega superando a otros, se llega de la mano de Dios

No te olvides que si en algún momento llegas a la cima y consigues la victoria de aquello que tanto anhelabas, no fue por tus méritos, si no porque Dios te ayudaba.

A la cima no se llega superando a otros, se llega de la mano de Dios
A la cima llegas con Dios de tu lado
Llega a la cima de la mano de Dios

No te olvides que todo lo que consigues es porque Dios así lo ha querido, si quieres seguir avanzando no te sueltes de la mano de Dios.

Comparte si te ha Gustado: