La mano de Dios te sostuvo ayer, te sostiene hoy y te sostendrá mañana

Siempre recuerda que la mano de Dios te sostuvo ayer, te sostiene el día de hoy y te seguirá sosteniendo el día de mañana y en adelante; sólo confían en quien nunca te soltará.

La mano de Dios te sostuvo ayer, te sostiene hoy y te sostendrá mañana
La mano de Dios
La mano de Dios te sostiene

Dios nunca va a soltar tu mano, no la soltó en el pasado, no la suelta en tu presente y nunca la soltará en el futuro, tú confía en sus planes.

Comparte si te ha Gustado: